Videos Porno Gratis

image

Nos cuidamos de hacer el afecto en las noches siguientes pero los dos sabíamos que eso no podía durar mucho. Al final todo se decidió de la manera en que había comenzado, es decir, con la iniciativa de Carmen. La chica decidió que estaba bueno de esperar y abiertamente se fue a meter a nuestra hamaca unos días más tarde. Con la luz apagada nos quedamos quietos carente atrevernos a dar el primer paso, nuevamente fue ella la de la idea. Comenzó a tocarnos. Nervioso me di vuelta inclusive quedar frente a Claudia dándole la espalda. Metió su mano de por medio nuestros cuerpos y comenzó a acariciar mi pecho con escaso vello y los senos de Claudia. Temblando de desasosiego se subió sobre nosotros y comenzó a poner su carita en medio de las de nosotros a modo incitándonos a besarnos, decidí seguirle el juego y comencé a acariciar a Claudia, ella se dejó hacer sin moverse, seguí besando a Claudia pero sintiendo la lengüita de Carmen entre las dos bocas. Claudia comenzó a reaccionar con un corto de encogimiento pero luego con más ardor. Yo sentía la lengüita de Carmen en medio de nuestras bocas y mi ardor comenzó a crecer carente poder controlarla. Hasta que no di más, saqué mi brazo y pegué su cara a las nuestras y comencé a acariciar boca grande y boca chica desprovisto distanciar, a esas alturas la calentura nos había animales a los terceto. Bajé mi mano y comencé a acariciarla, primero sobre la blusa de dormir y hoy sin control metí mi mano bajo la funda y toqué su maravilloso potito impoluto. Me separé un poco de Claudia y a la delicado luz que entraba por la claraboya con la dosel mal cerrada, se veía lo suficiente. Le saqué la blusón de dormir a Claudia y me saqué el pijama, hoy en día los dos cumplidamente desnudos podía ella ver nuestros cuerpos. Le tomé una manito y la puse en la vagina de Claudia y la otra la llevé inclusive mi falo enteramente erecto, la hice que moviera la mano masturbando. Claudia con los ojos cerrados se dejaba hacer, le levanté una pierna para que viera en todo su esplendor la vagina solícitamente rasurada con sus labios mayores hinchados por la entusiasmo y completamente húmedos. Puse mi pene en la boquete y empujé las caderas hacia delante. Miraba con su cara roja por la calentura inconcebible en una chica de su edad, los ojos brillantes y la boquita entreabierta dejando escapar un hilito de baba. Mantuve la presión empujando y sosteniendo con la otra mano desde las caderas a Claudia para penetrarla cada vez más. Los gemidos de ella comenzaron a subir de tono y apuré el movimiento, la escena era de una morbosidad inverosímil, no duramos mucho años, en el momento que sentí que llegaba el exaltación le tomé una manito a Carmen y la puse tocándome la base del pene, justo en el lugar en que se juntaba con los labios vaginales de Claudia, entonces nos vinimos los dos al acorde en un lamento correlativo. Mantuve la mano de Carmen mientras retiraba mi miembro, quería que sintiera. Lo que no me esperaba era que ella, al salir el glande untado de esperma lo tomó igualmente con la otra mano y lo apretó tal estrujándolo, le corrían lágrimas y saliva por su cara y yo creo que igualmente había tenido un espasmo desprovisto que nosotros lo notáramos. Soltó mi pene y se miró las manos untadas, después se las pasó por la cara y el alzacuello. Verdaderamente cada reacción era insólita para alguno de su edad. De rodillas frente a nosotros se sacó la blusa de dormir por sobre su cabeza quedando totalmente desnuda frente a nosotros. ¡Qué maravilloso espectáculo! Un cuerpecito púber, caliente y íntegramente entregado, verdaderamente era un volcán en plena erupción. – ¡Ahora lo quiero hacer yo! Dijo con absoluta decisión. Claudia no dijo nada pero movió los brazos como queriendo decolorar esa visión, noté que estaba al canto del estallido. – ¡Calma, calma mi adoración! Atiné a decir dirigiéndome a las dos. Con mi brazo libre la tomé y la apreté contra nosotros. – Cálmate y escucha, le colgante: – Eso que acabas de ver se llama “hacer el apego” y lo hacemos porque nos amamos, a ti incluso te amamos, pero eres exorbitante jovencita para hacerlo, principalmente con un hombre experimentado como yo, ahora vistes el volumen que tiene mi falo y tu cosita es demasiado pequeña aun, te haría daño si pretendo metértela. Unos años más, tal vez. ¡No, quiero hacerlo hoy en día! No importa que no entre completamente pero quiero sentirlo y sentir todo ese placer que sienten ustedes, asimismo yo te patrono, agregó escondiendo la cara avergonzada. – Está bien, si me amas no tienes por qué avergonzarte, yo también te amo, pero insisto en que no te haré daño. Claudia reaccionó y dijo: – Él tiene razón, si lo amas puedes esperar. – Está bien, agradable lo de la penetración por ahora pero lo demás quiero hacerlo con ustedes todas las veces. – ¡No, por beneficio! Insistió Claudia. – Bueno entonces buscaré quien me enseñe. – Si haces eso es seña de que no me quieres tanto dices, tercié yo, pero si insistes, agregué, hagámonos cariño escaso penetración para que sepas lo que se siente. – ¡No! Insistió Claudia, si lo hacemos una vez querrá hacerlo continuamente. – Bueno, entonces no sé, decídanlo ustedes. Hubo silencio por un buen periquete, en el momento que actualmente todo parecía volver a la orden Carmen volvió a tomar la delantera, de afirmación la opinión de su madre no contaba mucho para ella, falto pensarlo y sorprendiéndonos a los dos bajó la cabeza, tomó mi glande y se lo introdujo en la boca, toso eso de un arrastre y escaso dar ciclo a reaccionar, tanto que di un salto asustado, pero actualmente estaba hecho y exento mediar palabra comenzó a chuparlo, parece que había visto hacerlo seguramente a la propia Claudia en más de una ocasión. Miré la cara de Claudia para ver su reacción que al comienzo fue de estupefacción igual que yo, pero velozmente cambió a embeleso, calentura y morbo, es decir, lo mismo que sentía yo, la dejé hacer por un momento mientras sentía tanto mi bálano se iba poniendo cada vez más duro, luego la tomé de la cintura y en el aire la di vuelta para que quedaran sus caderas frente a mi cara, le abrí las piernecitas y comencé a hacer el partes enunciado más rico que había hecho, en una vaginita estrecha y virgen, sus juguitos deliciosos me inundaban la boca y los saboreé mientras jugaba con su clítoris, actualmente si la vi acabar una y otra vez, era delicioso ver su anito conmoverse desprovisto control, tanto que no pude aguantar mucho, exento pensarlo le apreté la cabeza contra mi entrepierna y acabé a borbotones adentro de su boquita. La enderecé y le miré la cara roja de impaciencia y la boca llena de esperma, sin dudarlo le tomé la cabeza y se la acerqué a Claudia que me entendió perfectamente y abrió su boca para recibir parte de ese esperma que le chorreaba a Carmen, juntaron sus bocas en un contacto de sabores compartidos. A partir de ese momento comenzó participar con nosotros por poco todas las noches. Cumplí mi promesa y no traté de penetrarla aunque muchas veces ella se refregaba contra mi glande hasta alcanzar su éxtasis. En la correlativo conferencia hice que Claudia se sentara en mi bálano y se lo metiera todo y a Carmen la senté sobre mi cara y le metí la lengua todo lo que pude en su vaginita hasta alcanzar el clímax, así las dos disfrutaban tanto tal yo. Claro que eso duró así aproximadamente un año, a esas alturas el cuerpo de Carmen había comenzado a desarrollarse en totalidad, sus tetitas estaban firmes y abultadas inclusive para su edad, la cinturita estrecha y las caderas tomaban la turgencia que ahora las caracterizan. El día de su conmemoración número catorce dedidimos que había llegado el momento, desprovisto decir palabra y luego de que sus amigos se fueron dando por terminada su fiesta de convite, nos fuimos al dormitorio. Nos desnudamos, entre besos caricias y suspiros tal constantemente hacíamos, luego a la catre y siguieron los besos y caricias, me puse de espaldas y ellas comenzaron a jugar con mi miembro dándole suaves chupetones inclusive que juntaron sus bocas con el glande dentro ellas. En ese momento nos miramos con Claudia y escaso mediar palabra la pusimos de espalda, ella se puso detrás abrazándola y tomando sus muslos los levantó para dejar expuesta la entrada de su vagina, yo puse un cuadrante bajo sus caderas y me acomodé en medio de sus piernecitas, tomé mi falo con una mano y comencé a pasarlo de arriba a bajo por sus labios mayores ya completamente lubricados, busqué la grieta y comence a presionar, Carmen se debatía y suspiraba pero carente esquivar los intentos, dejé pasar unos segundos y presioné con más fuerza hasta meter la cabecita y chocar con el virgo, un gritito y tercero forcejeo, otra pequeña detención y demás empujón, esta vez el decisivo, ajeno grito más fuerte y ya… Estaba totalmente dentro. Miré su carita roja y con un par de lagrimitas, me abracé a ellas y comencé a meter y sacar, lentamente primero y más rápido en seguida, inclusive que la calentura me dominó y me refregué en esa matriz estrecha con fuerza hasta expeler llenando de esperma ese hoyito maravilloso. Así comenzó Carmencita a ser mi mujer y no ha parado inclusive ahorita. Veinte años después.

Antes de finalizar debo hacer una mención específico a Claudia, mi mujer, que me ha ofrecido el presente más grande que una mujer enamorada le puede dar a su apego: Una vírgen hermosa y si esa vírgen hermosa es su hija, nota el doble ¿Cómo no agradecerle con apego, el afición más grande brindado?
Estaba por emprender la clase de Educación Física, que era más bien como un auxiliar receso ya que el catedrático, que a mi parecer era un borracho con cara de degenerado, nos daba sobre 20 minutos de clase de las 2 horas y media que se tenían contempladas, ente que a mí no me afectaba, más bien era buuueno para mi, hoy que a esa edad era poco flojo para realizar cualquiera actividad. En esta ocasión el profesor nos puso a correr tanto idiotas alrededor de toda la escuela, cada hombre tenía que dar tres vueltas completas a la cancha, y a pesar de que me pareciera absurda la actividad, la realice, todo por el bien de mis calificaciones, y eso mirando los videos xxx que me gstan.
porno
amateur
corridas
incesto
mamadas
anal
gays y lesbianas
maduras
4tube
aloporn
beeg
dinotube
nuvid
pornerbros
porno colombiano
sexu
video one
yuvutu
by pornogratis19.xxx